Menú Cerrar

CÓMO VENDER A COMPRADORES PROFESIONALES

Antes de poder vender, debes entender cómo es tu cliente. 
El nuevo consumidor es un comprador profesional. Por lo que debes conocer sus características para poder venderle.

El nuevo consumidor…

Vive en un mundo 24/7 conectado, por lo que no le importan tus horarios y los de tu negocio.

Antes de realizar cualquier compra ha dedicado varias horas a investigar sobre ese producto o servicio. En esa investigación ha comparado precios y características.

Por lo que jamás intentes engañarlo. Porque tiene fuentes de información ilimitadas.

Al nuevo consumidor le encanta ganar, así que siempre buscará el mejor valor por su dinero. Siempre espera grandes ofertas.

Por lo que la manipulación de precios es propensa a la comparación entre otras marcas o proveedores de servicios. Llevando al fracaso a los que ofrecen commodities.

El nuevo consumidor es enemigo de la publicidad tradicional, de la manipulación y de la venta dura. De la misma forma que le encanta ganar, odia que le vendan.

Y sobretodo, busca comunicación inmediata. Por lo que debes identificar la plataforma de su preferencia.

Esas plataformas que le dan el poder de desacreditar las malas ofertas y promover aquellas que le den experiencias memorables.

La diferenciación no es suficiente, porque siempre espera una oferta híper personal, por lo que tienes que sorprenderlo.

El consumidor está abierto a nuevas propuestas.

Como vendedor; se abre la oportunidad de probar nuevos productos o servicios.
Pero como empresa es un arma de doble filo, porque disminuye la fidelidad del consumidor.

Y no olvidemos lo obvio, vivimos en un mundo globalizado.
El consumidor no responde a los rasgos de una sola región, el consumidor es internacional.

Por lo que debes pensar en publicidad y procesos que puedan entender los clientes de cualquier parte del mundo. 

Ya que el cliente completará entre el 30 y 60% del proceso de compra.

Tú y tus vendedores no lo deben convencer de nada, sólo tienen que cerrar lo que el cliente empezó.

El mundo nos ha demostrado, que de un día a otro cambia por completo.
¿Y tú?
¿Cuánto tiempo le dedicas a la innovación de tu empresa? 

Ya es hora que dejes de negociar como dinosaurio.